domingo, 18 de junio de 2017

Estudio revela por qué los padres son débiles con las hijas

WASHINGTON. Los padres con niñas son más atentos y responden mejor a las necesidades de estas que los padres con niños varones pequeños en relación con las necesidades de estos hijos, de acuerdo con un estudio que incluyó escaneos cerebrales y grabaciones de las interacciones diarias de los padres con sus hijos.
Según el estudio conducido por la Universidad Emory y publicado en la revista Behavioral Neuroscience de la American Psychological Association, los padres de niñas también cantaban más a menudo a sus hijas y hablaban más abiertamente sobre las emociones, posiblemente porque aceptaban más los sentimientos de las menores. Los padres de hijos en cambio participaban en juegos más ásperos y usaban más lenguaje relacionado con el logro (palabras como orgullo, triunfo y superior) cuando hablaban con sus hijos.
En las interacciones diarias, los padres de las hijas usaban más lenguaje referente al cuerpo de la menor, en comparación con los padres de niños. Una investigación anterior ha demostrado que las muchachas pre-adolescentes son más proclives que los muchachos a divulgar la insatisfacción del cuerpo y a tener una menor autoestima en relación con la imagen corporal.
El estudio se centró en los padres porque hay menos investigación sobre el papel de los padres en la crianza de los niños pequeños que las madres, dijo Jennifer Mascaro, investigadora principal de Emory. El estudio no pudo establecer ninguna relación definitiva a largo plazo entre el tratamiento variable de los hijos o hijas como niños pequeños y los resultados futuros para esos niños, pero la investigación exploró algunos posibles vínculos que pueden ofrecer algunas recomendaciones para los padres.
Si los padres están más presentes y atentos a las hijas y están abiertos a expresar emociones, eso puede ayudar a las niñas a desarrollar más empatía que los niños, por lo que los padres de hijos podrían adoptar el mismo enfoque, dijo Mascaro.
Cómo se hizo el estudio
En el estudio participaron 52 padres de niños pequeños (de 30 niñas y 22 niños) en el área de Atlanta. Los adultos portaron un pequeño ordenador de mano en sus cinturones durante un día laborable y un día de fin de semana. El dispositivo se encendió aleatoriamente durante 50 segundos cada nueve minutos para grabar cualquier sonido. Aunque algunos de los padres en el estudio tenían más de un hijo, el estudio se centró solo en las interacciones con un hijo o hija.
Los padres también se sometieron a exploraciones funcionales del cerebro de MRI mientras que veían las fotos de un adulto desconocido, un niño desconocido, y su propio niño con expresiones faciales felices, tristes o neutrales. Los padres de las hijas tuvieron una mayor respuesta a las expresiones faciales felices de sus hijas en las áreas del cerebro importantes para el procesamiento visual, la recompensa, la regulación de la emoción y el procesamiento facial que los padres de hijos. Mientras que estos respondieron más fuertemente a las expresiones faciales neutras de sus hijos, posiblemente porque los padres están respondiendo a las manifestaciones emocionales más ambiguas de sus hijos. No hubo diferencias significativas en las respuestas cerebrales de los padres a las expresiones faciales tristes de hijos e hijas.
fuente:diariolibre.com.do

0 comentarios:

Publicar un comentario