Niños pedigüeños "pican" mejor que nunca cerca de Najayo

Miguelito Paniagua (nombre ficticio) se aisló del grupo de niños y contó, entre papeletas y menudo, 1,400 pesos. Le fue bien. Eran las seis de la tarde y el conductor de la yipeta Grand Cherokee, que salía de la cárcel de Najayo, donde visitaba a alguno de los presos distinguidos del caso Odebrecht, fue rodeado por el grupo, subió al vehículo, bajó el cristal y les entregó una dádiva.
Al morir la tarde, en la explanada frontal del recinto penitenciario aún quedaban varios vehículos de lujo estacionados. Poco a poco fueron saliendo sus propietarios. Un Mercedes Benz, una Lexus LX 570, y otras tres yipetas Toyota 4 Runner. Del otro lado de la vía, dos mujeres y un hombre permanecían acuclillados, atendiendo su negocio de mangos maduros y cocos de agua.
Miguelito Paniagua, gordito, poloshirt marrón y bermudas, intercambió algunas palabras descompuestas con otros de los chicos…
“Ya les di veinticinco pesos a cada uno…no hay más cuarto…”. Los niños, con edades entre 8 y diez años estaban risueños.
Cuando los propietarios de los vehículos se marchaban, los pedigüeños repetían la misma rutina, corrían detrás de ellos, algunos aceleraban los pasos, hombres bien vestidos, mujeres de pelos sueltos, ninguno de ellos fue indiferente. Todos dejaron su menudito.
fuente:listindiario.com
Share this article :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. .Atabales - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger