jueves, 8 de junio de 2017

SERIE ESPECIAL: La historia de dos niñas secuestradas y violadas

Cada cierto tiempo hay un estruendo. Un golpe seco que aturde. Que remueve. Cada cierto tiempo vuelve el silencio a las víctimas y sus familias. Regresa la indignación pública al saberse de una niña violada. Al conocerse de un padre abusador.
Y cada cierto tiempo hay una oportunidad de recomenzar.
La sucesión de terror en los primeros meses de 2017 sobre los niños de República Dominicana es tan brutal como la sociedad que pretende verlos como casos aislados. Cruda e irritante como los familiares que optaron por vender económicamente a sus niñas. De llorar, antes que hablar en público, sobre los incestos.
Dos niñas, de 12 y 13 años, secuestradas por cuatro días. Violadas. Grabadas en el teléfono móvil de su abusador. Otra, de siete, golpeada con un block y violada. Dos hombres encerraron en una casa a Luisa, de 13 años, para violarla. Un niño de tan solo ocho fue salvado por una multitud de las manos de un hombre que lo raptó para violarlo.
La pequeña Liz, una niña de tres años y medio, violada por un adulto de 19.
Una niña de nueve años jugaba con su amiga cuando un hombre la llamó a su casa. Le dio 100 pesos a la amiguita para que comprara algo, su excusa para quedarse solo con la víctima. “Llevó a la menor a su habitación, la sentó en la orilla de la cama, puso pornografía infantil y procedió a realizarle lo mismo que veía en el video, tapándole la boca para que la misma no gritara”, dice el expediente de acusación del ministerio público de la capital.
El hombre también violó durante varios meses a la otra menor, a la que envió al colmado para quedarse solo, según recoge la acusación contra Radhamés Guaba Ceballos.
Otro hombre envió a una adolescente de 17 años al colmado a comprarle unas cosas. Él estaba de visita en un apartamento cercano a su casa. Cuando la chica llegó con el pedido el acusado la entró en la vivienda, la acostó en la cama y la desnudó. Abusó de ella y al terminar le dio 100 pesos y le dijo que no se le dijera a nadie.
Todas estas historias han sido publicadas en medios de comunicación durante el presente año. Algunas se encuentran en los archivos de acusaciones de la Fiscalía del Distrito Nacional, donde han llegado estos casos y han sido procesados.
En los últimos dos años de estadísticas oficiales completas, el de 2015 y de 2016, se presentaron 4,285 denuncias de violaciones sexuales contra menores de edad en todo el país. Las mujeres dominicanas presentaron 578,418 denuncias de delitos sexuales entre 2008 y 2016, siendo este el dato que puede ser considerado como más revelador del problema de agresiones con el que conviven los dominicanos.
fuente:listindiario.com

0 comentarios: