jueves, 10 de agosto de 2017

BONAO: Cuando las comunidades quieren, sí pueden...

En una reunión sabatina, los multiplicadores de la Federación de Campesinos Hacia el Progreso (FCHP), jóvenes entre los 13 y 19 años, comparten en el comedor del Complejo Ecoturístico Río Blanco sobre los retos y las amenazas que enfrentan las comunidades que forman parte de la organización, ubicadas en la cuenca alta del río Yuna.
Motivados por Esteban Polanco, activista ambiental y presidente de la Federación con asiento en la comunidad de Blanco, escuchan cómo ha cambiado la agricultura y el campo en las últimas décadas y debaten sobre las fortalezas que les permitirán continuar la lucha por el derecho a manejar, disponer y defender sus recursos naturales.
Durante la jornada, Polanco aprovecha para dar una buena noticia: la decisión del Ministerio de Energía y Minas de negar el permiso de exploración de minerales metálicos en Blanco. 
Jóvenes y miembros de la federación se alzan en un solo aplauso y celebran la disposición del organismo estatal.
Para entender la alegría con que fue recibida la noticia hay que remontarse a finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado, cuando se forma la Federación como sombrilla de otras asociaciones comunitarias que procuraban defender su patrimonio ambiental amenazado.
Los proyectos que desde hace 25 años ejecuta la entidad benefician a 600 familias de unas 20 comunidades ubicadas al oeste y noroeste de la provincia Monseñor Nouel, en los 250 kilómetros cuadrados de la zona de influencia de la cuenca alta del río Yuna, el río más caudaloso del país. El 50 por ciento de estas familias son miembros activos de la federación.
FUENTE:LISTINDIARIO.COM

0 comentarios: