Lo que debes saber para cumplir con el protocolo en un funeral

La etiqueta evoluciona, y en esa continua evolución nos encontramos con diversas formas de decirle adiós a un ser querido o bien, de asistir por el compromiso amistoso o laboral que tenemos a determinado servicio funerario.
En situaciones de duelo, debe haber mucha delicadeza y sutileza. 
Así como la etiqueta está en continua evolución, nos enfrentamos a que hay dos formas de despedirnos de alguien que se ha adelantado:
  • Podemos asistir a su velorio, entierro o acompañar a sus familiares a depositar sus cenizas con una actitud fúnebre y decaídos.
  • Podemos asistir a celebrar la vida, situación que sucede cuando una persona mayor ha tenido una vida larga y ha partido para descansar, pero eso es mucho más difícil que suceda cuando se trata de una persona joven, un niño o alguien que tuvo un repentino accidente.
  • Ir a un funeral, también requiere de etiqueta, consideración y sobre todo tacto extremo, ya que hay velorios que se convierten en cafeterías o en un sitio para socializar, sin tener en cuenta a los dolientes y sus sentimientos; situación que a veces ocurre también posterior al servicio religioso, ya que aunque no es el momento de expresar lo que la familia hizo o no hizo en vida del finado, muchas veces toman lugar éste tipo de circunstancias por personas indiscretas.
  • El código de vestimenta para un funeral.
    Siempre se ha dicho que el doliente debía asistir en negro riguroso y que los allegados, amigos y compañeros deben vestir en colores neutros como el beige, blanco, gris; pero debido a que la vida va progresando, en ocasiones es posible celebrar la vida que la persona que partió vivió, ya que cumplió e hizo lo que tenía que hacer, puede uno ser más relajado y llevar un color vivo porque era el color favorito de quien falleció
  • El protocolo funerario para dar el pésame
    En el más estricto modo de recibir el pésame, la familia puede tomar la decisión de recibir las condolencias después de la ceremonia efectuada (dependiendo de la religión), se debe situar al principio de la fila, el hombre más cercano a la persona que murió y, luego de él, seguirían por orden decreciente de parentesco los demás varones; después sucedería lo mismo con las mujeres, la dama más cercana a la persona finada y después seguirían las demás en orden decreciente.
  •  Sobre la autora
    Facebook: Gabriela Cano Rubio
    Instagram: gabrielacanorubio
    Página Web: www.etiquetayprotocolo.mx
  • fuente:listindiario.com

Share this article :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. .Atabales - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger