jueves, 10 de agosto de 2017

VIOLACIÓN: Casa de sacerdote imputado por crimen era visitada por menores a quienes ofrecía dulces

Hace seis años el sacerdote Elvin Taveras, acusado de asesinar al adolescente Fernelis Carrión Saviñón, fue asignado en la parroquia Santa Cecilia, ubicada en el residencial Los Rosales, Santo Domingo Este, para ofrecer la misa. Vivía frente a la iglesia, y su residencia era visitada constantemente por niños y adolescentes, todos de sexo masculino.
Las visitas constantes de menores de edad a la residencia de Taveras, la cual es asignada por la iglesia para el sacerdote que ofrece las misas, nunca llamó la atención de los residentes en el residencial Los Rosales, quienes definen al sacerdote como un hombre alegre, tranquilo y amable con todos los residentes en esa zona.
“El padre es una persona alegre y cariñosa. Se relacionaba mucho con niños y adolescentes, eso sí, que solo eran varones. A pesar de eso, todavía nos sorprende lo que está pasando. Todos habíamos visto que entraban niños y adolescentes a la casa, pero nunca pensamos nada malo”, relató Juana.
El sacerdote salía en su vehículo y a veces llegaba con menores, “pero solo eran varones. Si entraba una mujer era mayor, de esas que van a la iglesia”.
Ofrecía dulces a menores
De acuerdo con Juana, el sacerdote Taveras le ofrecía dulces a los niños y adolescentes de la zona con la finalidad de establecer una mejor confianza con ellos y llevarlos a la iglesia.
fuente:listindiario.com

0 comentarios: