martes, 18 de julio de 2017

El afanoso oficio de carretilleros haitianos en mercado fronterizo

Antes de que el sol se atreva poner sus primeros rayos sobre el lago Azuei o Sumatre, ya que su nombre depende de cual lado se encuentre, y mucho antes  de que se levante el primer centinela, ellos aguardan de manera impaciente del otro lado: ocho detrás de las rejas.
Se colocan por orden de llegada. Hay un aparente orden. Todas las miradas están puestas en un solo objetivo: el gran candado  del portón de hierro  que sirve de límite a los dos países.
Ahí comienza el afán, el desorden. Terminó el descanso para los miembros del Cesfront, los soldados del Ejército y las demás agencias del gobierno, como Aduanas y Migración.
Es el inicio de un día de mercado en Mal Paso, en el límite terrestre de la frontera entre Haití y República Dominicana y ellos son los carretilleros haitianos que tienen este oficio como única forma de vida.
Un ejército de hombres espera cada mañana del lado haitiano a que se abra la puerta, y de manera apretujada cruzan al territorio dominicano para ofertar su servicio de carretillas a los pequeños comerciantes, que tienen que cargar las mercancías de uno y otro lado de la línea divisoria.
“Al día me gano unos cien gourdes (cien pesos dominicanos y algo más de dos dólares)”, explicó Marcelle, que minutos antes había hecho su primer servicio. Trasladó  en su carretilla una compra que contenía habichuelas, pastas, enlatados y otros comestibles a una marchanta.
Las marchantas son aquellas comerciantes haitianas que hacen pequeñas compras en este mercado y luego las venden al “pregón” en ciudades vecinas como Puerto Príncipe y Font Parissien.
fuente:listindiario.com

0 comentarios: